¡Nos vamos a la cocina!

Vamos a pasar todavía unos cuantos días en casa, y es un buen momento para aprender a cocinar cosas sanas y ricas. Además, a través de las recetas de cocina podemos aprender algunas cosas de Lengua y, especialmente, Matemáticas. De forma que ¡manos a la masa!

Hay personas que saben cocinar con mucha intuición. Se ponen a los fogones y, de una forma casi automática, preparan unos riquísimos platos que disfruta toda la familia. Otros, en cambio, necesitamos tener la receta e ir siguiendo los pasos uno a uno.

La tarea que debes hacer hoy no es cocinar (todo llegará), sino escribir una receta de cocina. Y para eso te puedes ayudar de algún libro de cocina que tengas en casa o de las miles (o millones) de recetas que hay en internet. Es muy recomendable, además, que te ayuden tu padre o tu madre. No que hagan la tarea por ti, sino que te echen una mano.

La receta de cocina debes entregar por Teams ha de tener los siguientes apartados:

  • Una introducción en la que presentes la receta que vas a explicar. Si la introducción va con un comentario personal en el que justifiques por qué has elegido esa receta, mucho mejor.
  • Un listado de ingredientes, presentados con guiones y expresados en las unidades de medida más apropiadas.
  • Una explicación de los pasos que hay que dar para realizar la receta.
  • Un breve comentario final.

A la hora de valorar tu trabajo, en Teams he dejado los “criterios de evaluación”, que también te subo aquí para que los tengas en cuenta.

Por último, AVISO A PADRES Y MADRES.

Hoy no vamos a ir a la cocina, pero en el área de Matemáticas ¡vamos a cocinar! ¿Por qué? Porque creo que la mejor manera de que vuestros hijos e hijas comprendan las unidades de capacidad y masa es que puedan medir directamente, tocar y sentir su utilidad, y en la cocina eso se hace a diario.

Además, estoy convencido de que aprender a cocinar es algo que enriquece mucho, da autonomía y permite crecer en todos los sentidos. Por tanto, para el fin de semana os propondré que hagáis, con vuestros hijos e hijas, una receta.

Para ello, teniendo en cuenta que es importante salir lo menos posible de casa, pero también que a veces iréis al supermercado, os pido que, cuando lo hagáis, compréis un paquete pequeño de hojas de gelatina (sin sabor), leche condensada (350ml), nata líquida para montar (200ml) y zumo (puede ser natural o embotellado) preferentemente de naranja, aunque si a alguien no le gusta, puede servir otro sabor.