Mi ficha de lectura sobre «El temor de un hombre sabio»

Hola chicos y chicas. Estoy corrigiendo vuestras fichas de lectura y, aunque las hemos trabajado en clase varias veces y tenéis en este blog bastante información, he decidido hacer un ejemplo para que podáis ver, más o menos, lo que se pide. Recordad que podéis leer la entrada en la que explico los pasos a realizar y donde está el listado de preguntas que nos pueden ayudar a elaborarla.

¿Cómo se escribe una ficha de lectura?

Lo más importante es que entendáis que la ficha de lectura es un texto que escribís para contar un libro que habéis leído o que estáis leyendo. No se trata de responder preguntas, sino de escribir un texto con distintas partes: una introducción, una presentación del marco narrativo, la descripción de los personajes, los hechos que ocurren… y, especialmente, una valoración personal del libro. Es decir, las preguntas que aparecen en la ficha que os entregué y con la que hemos trabajado no hay que responderlas una a una. Las utilizamos para saber de qué hablar pero no es necesario tratarlas todas, porque depende del libro que hayamos leído y de lo que nos apetezca contar.

Es importante, en definitiva, que la ficha sea vuestra, propia, personal y original.

Como digo, os dejo la que he hecho yo sobre un libro que estoy leyendo en estos momentos (marzo de 2020). Mi ficha es más larga de lo que tenéis que entregar, pero os permitirá entender mejor lo que pido.

El temor de un hombre sabio.

La imagen la he tomado de esta página web

Durante estos días de cuarentena estoy leyendo un libro titulado «El temor de un hombre sabio», cuyo autor es Patrick Rothfuss. Se trata del segundo libro de una trilogía llamada «Crónica del asesino de reyes». El primero, «El nombre del viento», me gustó tanto que lo leí en menos de una semana, aunque tenía 800 páginas. El tercero aún no se ha publicado a pesar de que han pasado ya varios años desde que Patrick dijo que lo terminaría.

La historia se desarrolla en un marco narrativo fantástico. El mundo creado por Patrick Rothfuss se llama «La Mancomunidad» y en él hay numerosas ciudades, reinos y, lo más importante, magia, mucha magia. Sucede en varios momentos en el tiempo. Al inicio del primer libro, el personaje recibe la visita de alguien que quiere escribir la historia de su vida. Hay capítulos en los que la acción ocurre en una taberna donde hablan estos dos personajes y aparecen otros secundarios, pero la mayoría de los capítulos están ambientados en el pasado, mientras nuestro personaje narra sus recuerdos.

El personaje principal de es Kvothe. Es un arcano, pero también músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y, al parecer, asesino. Es una persona muy inteligente y muy poderosa pero que por algún motivo que se desconoce, está escondido en un pueblo muy lejano. Kvothe no revela su nombre verdadero y la gente del pueblo piensa que es un simple tabernero que se hace llamar Kote. De hecho, a diario escucha numerosas historias, casi todas falsas, sobre Kvothe. El personaje es muy intrigante y el autor poco a poco nos va explicando su vida y los motivos por los que es tan reservado.

Como aún no he terminado el segundo libro no conozco todos los personajes, pero hay muchos. Denna es una buena amiga de Kvothe, al menos de momento, muy guapa y de la que está enamorado. Sim y Wil son dos buenos colegas en la Universidad con los que pasa la mayor parte del tiempo. También aparecen numerosos profesores de la Universidad y algunos enemigos, como los Chandrian, de los que se sabe muy poco.

La manera de hacer magia es una de las cosas que más me ha gustado de estos libros, porque es una especie de ciencia y técnica. Los magos, los arcanos, como se llaman, tienen que estudiar muchísimo en un lugar llamado Universidad para poder realizar su «magia simpática». Y eso requiere hacer muchos cálculos matemáticos, saber idiomas, comprender la filosofía… en fin, una gran cantidad de conocimiento.

Todavía no he terminado el segundo libro, que tiene más de 1.000 páginas, pero me está gustando mucho. No es un libro para niños y niñas, por su longitud y complejidad, pero creo que sí es adecuado para adolescentes.